Kingston presenta la unidad SSD A1000, el primer PCIe NVMe de gama básica con tecnología NAND 3D

Kingston ha lanzado este martes la unidad SSD A1000 PCIe NVMe

Una de las características clave de la serie SSD A1000 PCIe NVMe es que está formada por los primeros dispositivos de gama básica de Kingston que utilizan memoria NAND Flash 3D de tipo TLC (triple level cell), una solución que a diferencia de las versiones 2D se encuentra apilada en vertical para mejorar el rendimiento y reducir el impacto sobre el PCB.

Kingston no ha concretado cuánto costarán las diferentes versiones, pero por lo que han comentado debería tener un precio muy cercano al de los SSDs con dicha interfaz.

La unidad A1000 presenta un factor de forma M.2 2280 –de 22 x 80 milímetros– de una sola cara, lo que lo convierte en “ideal” para ordenadores portátiles y sistemas con espacio limitado. Su interfaz PCIe NVMe cuenta con una interfaz Gen 3.0 x2, un controlador Phison 5008 de cuatro canales y un ‘flash’ NAND 3D.

Según Kingston, su nueva unidad SSD ofrece “el doble de rendimiento” que las unidades SSD SATA, con velocidades de lectura y escritura de hasta 1.500 y 1.000 megabytes por segundo, respectivamente, lo que le confiere una capacidad de respuesta “excepcional” y una latencia “ultrabaja”. El SSD Business Manager para EMEA en Kingston, Tony Hollingsbee, ha defendido que la A1000 es “más segura y duradera que un disco duro”.

La serie de SSDs A1000 ya está disponible en capacidades de 240 GB, 480 GB y 960 GB. Todos los modelos cuentan con una garantía de cinco años, por lo que son una buena opción para ser utilizados en entornos profesionales.

Publicado en Informatica.

Deja un comentario